lunes, 17 de enero de 2011

IGNORANDO EL PASADO QUE AHUYENTA

y mi cuerpo se ahogaba, temblaba y rogaba que las horas se adelantasen, el miedo en forma de aquel ruido en la panza que hace años no sentia me acalambro por instantes, ese nudo en la garganta me gritaba que desconfigure las manillas del reloj, no podia evitar quitar los ojos de la ventana y mi cuerpo gritaba que huiria por la puerta mas cercana para ahogarse con el tuyo. y llego el momento, subimos al quinto piso, donde la alegria enredo nuestros cuerpos, donde la empatia se apodero por inacabables momentos, y al fin llenos de miedos nos unio en un beso, en aquel beso, en el beso que desde el primer momento quisimos compartir!

1 comentario:

Humberto Dib dijo...

Hola, Loki, me hiciste acordar de mi primer beso. Fue muy diferente el lugar, pero las sensaciones se parecen mucho.
Hace unos días me acordaba de ti, recuerdo que te comenté la primera vez que entré que las letras estaban muy chiquitas para mí, pues bien, en una entrada alguien me dijo que le hacía mala la vista el verde sobre el negro. No se puede dejar conforme a todo el mundo, ¿qué cosa, no?
Un beso enorme.
Humberto.