jueves, 18 de noviembre de 2010

las caricias del destino

Dejame sostenerte esta noche, apoya la cabeza en mi hombro y descansa, veo como cada dia luchas contra las palabras, pero como cada mañana te derrumbas en medio de mis almohadas. dejame amarte, cada segundo un poco mas.. cada vez mas despacio, cada vez mas profundo, dejame desnudarte con la punta de los dedos hasta agotar el agua, hasta llenar el sombrero de mil sustancias... dejame atizarle a tu cierre con los dientes, dejame divagar entre tus vertientes. no necesito nada, no necesitamos nada, todo esta dentro nuestro, por eso dejame bajar por tus caminos sedientos y engalanarme en medio desierto.. porque alli me meto y me pierdo, me siento e inverno, solo quedate esta noche a enredar los agujeros que nos quedan por vivir, solo dejame que te cuente lo que nos falta por sentir..

6 comentarios:

Humberto Dib dijo...

¡Quién fuera el destinatario de tan hermosos versos, Loki! Fluye en ellos el amor y esa contención que sólo sabe dar una Mujer, con mayúsculas.
Te dejo un beso.
Humberto.

bitacora-81 dijo...

wow! palabras seduciendo los sentidos que intenso!

Juan Camilo dijo...

De veras, si a alguien le susurran esas palabras no le queda más que sonreír y sentir. Y dejar que los astros que están bajo la piel se alineen con lo que están alla arriba y se dejan ver para enredar caricias, besos y esas cosas que nos derrten a todos. Un abrazo

Azυ ღ dijo...

wow Loki, cuanta pasión hay en tus palabras, me encataria robartelas y dedicarlas, lamentablemente no tengo para quien jajaja

un abrazo

Miguel de Esponera dijo...

"Quèdate esta noche a enredar los agujeros que nos quedan por vivir". Qué maravilla. Esta emtrada. Loki, es pura literatura sensual. Palabras que acarician, caricias que hablan.

Saludos.

rusas solteras dijo...

Muy bueno. Me ha encantado.