miércoles, 9 de diciembre de 2009

acaparando un centimetro de tu alma


y yo que filosofeo enredando mis piernas por las tuyas, me distraigo entre el abismo de tu abdomen, me relajo en el guiño que me hacen tus pies; aferrada, me detengo y me quedo pegada a tu nectar, me alimentas con el gluten de tus caderas, me envuelves en este baile de primavera, calentando poco a poco este frio; y me engaño y me dejo llevar por tus pasos, creandome las falsas ilusiones que algun dia hallaran futuro

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.